Destruyamos la utopía social

15 Abr

¿Por qué hablamos de utopía cuando planteamos una alternativa lógica social unida -irremediablemente- a la sociedad de la información? Si nuestra propuesta parte de la desconfianza en sí misma estamos cimentando mal sus postulados. Un paradigma de comunicación alternativo que implique el respeto y la satisfacción de las necesidades de todos los actores sociales -estén mejor o peor colocados en el contexto internacional- debe crearse desde la firme creencia de su consecución en el plano de lo real. De lo contrario nuestros esfuerzos, si no en vano, no lograrán la implantación total de sus estructuras y modelos organizativos.

El repetido triunfo -entendido este como la llegada al poder- de un sistema mundial de información regido por los niveles de producción y el fomento de un consumo masivo e innecesario nos hacen sentir cada vez más lejos la posiblidad de cambiar el sistema mundial. La crisis económica actual, como las anteriores, entra dentro de una situación cíclica ”pactada”. En otras palabras: es necesaria para el mantenimiento del orden mundial establecido.

La comunicación es la clave. Un proceso de democratización real del derecho a la información -tanto desde el punto de vista del emisor como el del receptor- permitiría un debate inexistente en el que los ciudadanos podrían -y deberían- participar de forma activa. Pese a la supuesta sociedad de la información en la que vivimos, este derecho a la comunicación basado en la libertad y la independencia no existe. Es prioritaria su consecución, puesto que en la actualidad se trata de un reconocimiento que lleva implícito otros muchos. La asombrosa -aquí se podría abrir un interesante debate sobre si también excesiva- influencia de las tecnologías de la información y la comunicación las transforma en un instrumento vital para que los derechos económicos, sociales y culturales sean reconocidos a nivel mundial. La información (de calidad) podría conseguir concienciar a la población de las tremendas desigualdades que hay que corregir, más allá de la pequeña parcela que ocupa en nuestra sociedad de la información esta clase de noticias.

El tratamiento de estas realidades es ahora una vía de alejamiento de las mismas. Cabe reflexionar sobre la diferencia entre los brutales conflictos internos de cualquier región de África, por ejemplo, frente a los acontecimientos económicos diarios de Estados Unidos. ¿Sigue utilizándose acaso el concepto de lejanía que pretende justificar la indiferencia, el paso a un segundo -cuando no tercer, o cuarto, o quinto…- plano de la ”realidad”?

Precisamente en los conceptos está la trampa. La comunicación crea una realidad mediada por los elementos más influyentes del contexto mundial pese a no pertenecer estos al proceso de comunicación social. Ordenamientos jurídicos, organizaciones internacionales, sector privado, etc., moldean a su antojo el objeto de análisis, el propio análisis y sus interpretaciones y conclusiones con el pretexto del crecimiento, del desarrollo. ¿ Y qué es el desarrollo más que otro concepto corrompido? Quizá esta reflexión no tendría especial relevancia de no terner consecuencias reales en las personas.

La vía de escape comienza con el movimiento. El sistema actual busca la pasividad de los ciudadanos. Nos inculca un sentimiento de inmovilidad de lo establecido que, por ahora, gana la partida en términos generales. Para que esto cambie la utopía ha de transformarse en meta: la comunicación ha de convertirse en un derecho sin limitaciones y la información ha de ser únicamente eso, información libre, transparente y veraz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: