Juez y parte

2 Abr

La ética profesional es uno de esos conceptos abstractos que nos hacen revolvernos en nuestras sillas tan solo con mencionarlo. Buenas noches y buena suerte pretende darnos una lección de buen periodismo y de un necesario sentido crítico en el que debería fundamentarse esta profesión. Pero, más allá de una historia de lucha por un trabajo digno y comprometido, en la película se dejan abiertas una serie de cuestiones que traen de cabeza a todo el que quiera dedicarse al periodismo.

‘Todo el mundo censura, incluido tú’. Esta sencilla frase lanza una reflexión hiriente tras casi hora y media de aparente exposición de un trabajo periodístico ejemplar. Esta película puede ser muchas cosas: una forma de contar qué debe ser realmente esta profesión, una llamada a la autocrítica de los medios de comunicación, una explicación de la dependencia del mundo informativo respecto al publicitario. La teoría sobre la que damos vueltas día tras día, que conocemos de sobra, que sabemos que hay que cambiar, pero que sigue repitiéndose por la comodidad en la que se instala cada nueva generación de los llamados profesionales de la información.

Quizá por eso me haya interesado especialmente esa frase. Es indudable la importancia de una crítica a un trabajo pervertido y que se sigue dejando seducir por alianzas con el poder, pero encuentro de especial interés el debate que simplemente plantea sin llegar realmente a profundizar en él. Al fin y al cabo, estamos ante uno de los grandes dilemas en torno al tratamiento de la información en los medios: ¿qué es eso de la objetividad? Aunque habría que matizar, ya que la duda que se plantea un periodista en casos como el que se reproduce en la película es más bien si es lícito tomar parte, posicionarse respecto a una realidad concreta. Durante cinco años de carrera nos han reiterado una y otra vez la necesidad de ser objetivos, de mantener una posición neutral, de no intervenir en favor ni en contra de nadie. Pero es justo tras todos estos años en una especie de limbo en el que no somos simples espectadores, pero tampoco hemos alcanzado el rango de profesionales, cuando llegas a tus propias conclusiones, que en demasiadas ocasiones no están en sintonía con lo que nos han explicado con anterioridad.

Se puede ser objetivo y tomar parte. De hecho, creo que es absolutamente necesario posicionarse. Ni siquiera yo misma creía en esto hasta hace poco tiempo. Pero, partiendo de una concepción del periodismo como una voz crítica que defiende las libertades y derechos de los ciudadanos, que reivindica la justicia social, que sirve de freno a la perversión del poder, veo algo natural que los profesionales de la información tomen parte desde el momento en que quieren luchar contra una actitud errónea, contra las injusticias que se cometen.

La objetividad debe darse en los métodos utilizados por los periodistas: se debe contrastar la información, asegurar su veracidad y recurrir a diversas fuentes. Es aquí donde se demuestra la verdadera profesionalidad. Un periodista tiene que contar la realidad a la sociedad, sin olvidar que existen diversos enfoques sobre un mismo hecho. Si no se tienen en cuenta los diferentes puntos de vista -en la medida de lo posible- se estará censurando, punto del que partía esta reflexión.

Por otra parte, si ningún periodista se posicionara esta profesión se limitaría solamente a vocear lo que ocurre en el mundo. Es más, a vocear lo que al grupo que ostenta –cuando no detenta- el poder le interesa. Se impediría la reflexión crítica sobre la realidad, objeto fundamental de las ciencias de la información. El combate en el campo de las ideas al que se hace referencia en la película no se entiende sin que antes el profesional haya detectado una injusticia social que ha de ser remediada. El espacio público que suponen los medios es el altavoz a estas situaciones, y el periodista tiene que ser parte de esa lucha. Si el tratamiento de la información es el correcto, se respeta la pluralidad de opiniones y se estudian los diferentes enfoques antes de llegar a una conclusión propia no se podrá criticar la labor del periodista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: