Nueva generación de licenciados, no de periodistas

11 Mar

Hace ahora una semana tuve uno de esos enfados monumentales por los que se inventaron frases hechas como me hierve la sangre. Obvio, mi sangre siguió su curso natural por mis venas, pero me apetecía zarandear a todo el que se encontraba a mi alrededor para comprobar si realmente no estaban sumidos en un sueño profundo que no les dejaba ver la realidad. Una vez más el motivo de esta pataleta era el periodismo.

Bien. Partamos de un punto claro: el periodismo está en una época de crisis, los estudiantes se quejan -nos quejamos- de la concepción que la ciudadanía tiene de nuestra profesión, los medios de comunicación no valoran la información de calidad porque no les es rentable, exigimos que nuestra remuneración sea justa, etc. Podríamos seguir así todo un día, dándole vueltas a la misma historia, la que nos tenemos que tragar día sí y día también. Todo esto ya lo sabemos, el problema es que son pocos los que trabajan en buscar soluciones y nuevas alternativas.

Mi cabreo, en este caso, es hacia los propios periodistas. Aunque esta vez se dirige más bien hacia mis compañeros de universidad. Quizá muchos piensen que yo no soy nadie para decir según qué cosas, para emitir ciertos juicios que podrían ponerse contra mí en cualquier momento. Tienen razón. Pero estoy tan harta de que todo el mundo exprese sus ideas públicamente sin ningún tipo de reparo y cuando en la mayoría de los casos ni siquiera tiene sentido que he decidido que yo no soy menos que nadie.

¿Hacia dónde va nuestro futuro como profesionales de la información? Eso es lo que todos nos preguntamos. La diferencia es que estudiar en la facultad de Ciencias de la Información te hace comprender cómo serán los futuros licenciados en Periodismo. ¿Y sabéis qué? No me gusta nada. No puedo entender cómo vamos a concienciar a la sociedad de que nuestro trabajo está justificado, de que debemos dar voz, ser la representación de toda la ciudadanía -de toda, sí-, debemos fomentar un debate no solo político, también social. El periodismo es necesario para una buena salud democrática, para un Estado de derecho, para ser la voz crítica que busque justicia social.

Pero, ¿cómo vamos a concienciar a la sociedad de esto si ni siquiera nosotros lo creemos? Es vergonzoso que en una de las pocas clases en las que los profesores nos enseñan ejemplos de lo que realmente es un periodista, de la capacidad que tienen los verdaderos profesionales para difundir información independiente del poder, de los intereses, de todo lo que dirige los grandes medios de comunicación a nivel nacional, mis compañeros no muestren el más mínimo interés. Solo puedo hablar de lo que conozco -aunque mis amigos, conocidos y compañeros de trabajo me aseguren que en sus universidades ocurre lo mismo-, así que me limitaré a lo que ocurre en la Universidad Complutense.

En las aulas se ven decenas de estudiantes sin un mínimo espíritu crítico, que no quieren pensar, que recurren a la vieja excusa de que los profesores son pésimos, de que nos cuentan cosas que no están en consonancia con la realidad para justificar su falta de interés respecto al verdadero periodismo. No seré yo la que niegue la escasez de profesionalidad del profesorado universitario, la deficiencia de los sistemas de evaluación, de los materiales a nuestra disposición y un sinfín de problemas que se suman a una formación deficiente. Pero demuestra muy poco el que, ante un maestro válido, corresponde durmiéndose ante un documental de guerra que pone la piel de gallina y que te hace replantearte qué mueve a alguien a ser fotoperiodista y por qué tú elegiste esta carrera entre otras muchas. Personas que prefieren profesores que regalan asignaturas a aquellos con los que sientes que cada día aprendes cosas que van abriendo tu mente y dándote una visión nueva de todo lo que te rodea. Compañeros que no se preocupan de leer al menos un periódico diario, de buscar tiempo acaso de escuchar el boletín de turno o ver el telediario a la hora de la comida, pero que no se cansan de repetir una y otra vez que están aquí por vocación. Alumnos que se escandalizan cuando los apuntes para un examen superan las cien páginas y que consideran abusivo que haya que hacer un par de prácticas por semana.

Puede que sea muy crítica, ¿pero no consiste en eso? Nuestra profesión no está hecha para los vagos, para los que se acogen a la ley del mínimo esfuerzo, para quienes no quieren buscarse la vida y conocer una misma realidad desde diferentes puntos de vista. A mi alrededor veo cada día los futuros periodistas, una nueva generación de todo lo que ahora criticamos desde nuestros asientos, pero que suena tan cómodo y rutinario, que pocos prefieren buscar una alternativa más sana, más crítica y, por supuesto, más arriesgada. Las redacciones darán el relevo y se llenarán de nuevos profesionales de la información que continuarán un mismo trabajo indigno, lleno de intereses, falto de rigor e inútil porque no satisface las necesidades de nuestra sociedad.

Puede que esté en uno de esos días en los que todo se ve negro. Por suerte también están todos esos compañeros que tienen una mente brillante, que quieren dedicarse a un periodismo que realmente cumpla con sus funciones, que se esfuerzan día a día por aprender y por formarse y que son conscientes de que en muy poco tiempo serán los encargados de traducirle a la ciudadanía los hechos que ocurren en todo el mundo. Para ser capaces de ello no basta con asistir durante cinco años a una facultad arcaica y con innumerables deficiencias. Eso es solo el principio. La entrada de un camino que puede resultar pedregoso, pero que hace que merezca la pena dedicarse a una profesión como esta.

Hoy estoy pesimista. Espero seguir encontrando más motivos para creer que el panorama actual pueda mejorar y que somos muchos los que estamos dispuestos a luchar para conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: