Reciclando nocheviejas

31 Dic

Son ya años los que llevo pensando en una nochevieja especial, en un año nuevo diferente. En minúscula porque para mí no son fechas sagradas, ni con significados encriptados; o eso creía hasta hoy.

Estoy triste, muy triste. Estas navidades las paso en Madrid por razones laborales. De todas formas fue la excusa perfecta para planear esa noche fuera de lo de siempre. Sin embargo, ahora me apetece llorar. Yo, tan lejos de sentimientos navideños, de la falsedad del tener que echar de menos por obligación, estoy sola en una casa que se me queda grande, estoy a la espera de una cena que no sabra a lo mismo sin mi familia, una noche que estará incompleta sin las mismas gracias desgastadas de los amigos que me han acompañado durante mil y una aventuras antes, sin las mismas calles memorizadas en mi somnolienta cabeza de camino a casa, sin el olor a mar, sin la comida de mamá y las bromas pesadas de papá.

Ahora entiendo por qué en navidad hay que volver a casa, por qué cuatro días no bastan para disfrutar estas fechas y por qué es mejor estar el tiempo suficiente para volver a echar de menos tu segunda casa.

Pero las cosas son así y tampoco es el fin del mundo. Vamos a pasar la nochevieja y el año nuevo lo mejor posible, que son solo dos días más en esta vida que dura demasiado poco y nos empeñamos en llenar de obstáculos. Os dejo con un texto reciclado escrito hace un año. Solo he tenido que cambiar una cifra y ¡voilà!

Los balances del año me aburren, las felicitaciones me parecen impersonales.
¿En serio piensas que porque hoy sea 31 de diciembre en unas horas el mundo dará la vuelta? Seremos más felices, tendremos mejor salud, el mundo será maravilloso… No, nada de eso ocurrirá.
Hay que saber disfrutar de lo que nos llega. El 2012 traerá consigo un montón de problemas, de desengaños, de sufrimiento… pero mares de felicidad, de nuevas experiencias, personas que conocer, canciones que cantar, días que disfrutar…
Olvídate de que un año empieza y otro acaba, ¿acaso el calendario no es más que otro invento del hombre para intentar controlar lo incontrolable?
Disfruta, bebe, folla, ríe, grita, lee, baila, viaja, escucha música…. No importa si hoy es 31 de diciembre o 1 de enero, lo que importa es cómo afrontes lo que te ocurre. Todos los años están cargados de experiencias.

Yo solo espero que el 2012 me traiga un montón de cosas; sean como sean, que no me aburra, y que aprenda.

Ni empezamos ni terminamos nada.
¡Seguimos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: