Sin techo, con necesidades.

9 Nov

Son más de 30.000 las personas que viven en la calle en España. La pérdida del trabajo, una separación de pareja o haber sufrido algún tipo de violencia, son tres de las principales razones por las que se encuentran en esta situación. Deberíamos de buscar la forma de ayudar a estos ciudadanos, empezando por comprender cómo es su vida.

La imagen de una persona sin hogar suele asociarse con el alcoholismo y/o la mendicidad. El INE ha comprobado que el 30% de estas personas se declara abstemia; entre el 10 y el 15% pide limosna. Estos datos demuestran los prejuicios que muchas veces fundamentan nuestras opiniones. No hemos de olvidar, además, que el consumo de alcohol es una forma de escape de esta dura realidad. También está generalizado el pensamiento de que no intentan remediar su situación. Las encuestas demuestran que el 11,8% de las personas sin hogar trabaja y entre los desempleados, la mitad busca empleo.

La Federación Europea de Organizaciones Nacionales que trabajan con las Personas sin Hogar (FACIAM) ha desarrollado una tipología sobre los individuos que no tienen un lugar donde cobijarse. El objetivo es prevenir y buscar una mejor solución al problema, dependiendo del caso concreto. Hay alrededor de 8.000 personas sintecho y 25.000 sin vivienda. Las primeras viven en un espacio público y, en ocasiones, pernoctan en albergues; las segundas, residen en alojamientos específicos para estas circunstancias.

Los informes muestran que los afectados han vivido una media de 7 u 8 sucesos traumáticos encadenados, mientras que el resto de las personas sufren una media de 3 o 4 a lo largo de su vida. Es vital entender que se llega a este punto por diversos factores personales, sociales y estructurales. La mayoría de la población contribuye a la incomunicación que padecen. ‘La soledad, la desconexión social y afectiva y la marginación son algunas de las consecuencias más duras que sufren’, informa el Programa de Atención a Personas Sin Hogar. Además, los recursos destinados a mejorar su estancia en la calle son insuficientes.

El 2010 es el año europeo de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Los coordinadores de esta iniciativa en España afirman que ‘los medios de comunicación tienen un papel fundamental en la tarea de facilitar la integración social de las personas sin hogar, por lo que es necesario que la información que transmiten se ajuste lo más posible a la realidad, alejándose de la visión excluyente que aún mantiene buena parte de la sociedad frente a este colectivo’. En mayo de este año se publicó Guía de estilo para periodistas, con el fin de aportar a los profesionales de la información las pautas necesarias para saber cómo tratar el tema. Y es que uno de las principales dificultades para integrar a estas personas en la sociedad es la imagen que el resto tiene de ellos. Los medios de comunicación contribuyen a que los ciudadanos desvíen la mirada cuando se cruzan con una de estas personas, como si esa fuera la forma para hacer desaparecer el problema.

En ciudades de todo el mundo ocurre lo mismo. En Argentina, por ejemplo, la sociedad civil Arte sin Techo lleva 7 años prestando su ayuda a los ciudadanos que carecen de hogar. Realizan diferentes actividades para recaudar dinero, como la subasta de 300 zapatillas decoradas por distintos artistas. En Nariño (Colombia) se está dotando de un tipo de hogar transitorio a personas que han sufrido la violencia generada por el narcotráfico y el conflicto armado. El proyecto pretende la construcción de ‘un modelo de vivienda prefabricada y elaborada con materiales de bajo costo’, consiguiendo proteger el medio ambiente mediante la reutilización de materiales, además de aportar una solución temporal a las personas afectadas.

El número de personas sintecho crece cada vez más rápido. Nuestro deber es potenciar su integración en la sociedad y prevenir futuros casos. Hay que exigir que los gobiernos hagan todo lo posible por ayudar a estos ciudadanos y cumplir lo que nos asegura la Declaración Universal de los Derechos Humanos: ’todos tenemos derecho a un nivel de vida que nos asegure la alimentación, el vestido, la vivienda y la asistencia en caso de enfermedad’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: